Poemas de otoño VII

Tomado del libro: “La montaña mágica” de Thomas Mann

siluetaMujer

Quedabas tras el beso

con tus labios pegados a los míos,

como si con tu presencia bellísima

quisieras hacer carne las palabras

tantas veces leídas:

“imagen humana de agua y albúmina

solo destinada a la anatomía

de la tumba”

Y con tu verdad sin límites

y todo el esplendor de tu existencia

revelabas con claridad la mía

tan efímera, tan mortal, tan breve

¿Por qué no me dejaste morir entonces

con mis labios pegados a los tuyos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s